EL TAROT EN EL MUNDO

Cuando gente de diferente concepción de vida manejó las cartas, na­turalmente cambió las figuras para representar sus propias convicciones dominantes y describir el medio circundante en el que vivía en ese tiempo. Su aproximación fue puramente materialista.

De manera parecida surgieron muchos mazos de Tarot, cada uno modificado in­conscientemente por la filosofía vital del grupo que lo utilizaba. Incluso las cartas comunes que hoy conocemos derivan del Tarot antiguo y varían en gran medida debido a sus siglos de utilización como instru­mentos de juego.

A causa de sus características inherentes, existe diferencia entre las cartas inglesas, alemanas, italianas, francesas y gitanas. Sin embargo, debido a que cada una fue modificada para ajustarla a las propias con­vicciones profundas, cada grupo las utiliza exitosamente para predecir la fortuna, a causa de la armoniosa correlación existente entre las cartas y las mentes subconscientes.

Por lo general, los historiadores del ocultismo ubican el registro primi­tivo de las cartas del Tarot en el siglo XIV. Con todo, la tradición her­mética sostiene que alcanza a los 35.000 años de antigüedad. Los mazos que evolucionaron en los siglos precedentes no se ajustan a las asocia­ciones auténticas con la ley universal tal cual la investigaban los anti­guos sabios. Existe fundada razón para esta discrepancia.

Cuando el sacerdote dogmático desapareció, el conocimiento se man­tuvo en secreto. El hombre no había evolucionado hasta un nivel donde pudiera comprender el significado espiritual existente detrás del sim­bolismo, ni había podido aprender a controlar las fuerzas que lo rodeaban, tanto en el plano físico como en el astral. Manejar la energía oculta es peligroso, a menos que se conozca lo que se hace.

Los custodios de este conocimiento espiritual fueron obligados a con­servar esta información dentro de los límites de las hermandades se­cretas, donde los miembros ingresaban a través de una rigurosa instruc­ción espiritual, «antes que las verdades les fueran reveladas. De esta forma, los misterios fueron divulgados a los aspirantes sólo después que éstos pasaron exigencias y rigores para poner a prueba sus mere­cimientos.

En esta Edad de Acuario, los astronautas se hallan explorando el espacio exterior y los acuanautas las profundidades del océano. El hombre ha evolucionado hasta un alto nivel físico, y tiene acceso o las más amplias posibilidades educativas.

Esta es una era fantástica para que el hombre pueda Investigar cuanto desee sobre sí mismo y sobre el universo.

Los 22 Arcanos simbolizan, en síntesis:

I. El Mago — Simboliza la Voluntad.
II. La Sacerdotisa — La ciencia que debe guiar a la Voluntad.
III. La Emperatriz — La acción que debe manifestar la Voluntad unida a la Ciencia.
IV. El Emperador — La obra acabada.
V. El Hierofante — La inspiración que el hombre recibe de los poderes ocultos.
VI. Los dos Caminos — La prueba a la cual está sometida la Voluntad frente al Bien y al Mal.
Vil. El Carro de Osiris — La Victoria, fruto de la Verdad y la Justicia. VIII. La Justicia — El Equilibrio.
IX. El Ermitaño — La Prudencia que mantiene el Equilibrio.
X. La rueda de la Fortuna — Fortuna buena o mala.
XI. El León Domado — La Fuerza que cada hombre debe conquistar mediante el desarrollo de sus facultades intelectuales y morales.
XII. El Sacrificio — Muerte violenta, expiación.
XIII. La Muerte — Transformación.
XIV. La Temperancia — Iniciativa, por la Voluntad, la Ciencia y la Acción combinadas.
XV. Tifón — La Fatalidad, lo imprevisto.
XVI. La Torre Fulminada — Catástrofe, caída, ruina.
XVII. La Estrella Resplandeciente — La Esperanza que salva mediante
la Fe. VIII. El Crepúsculo — Decepciones.
XIX. El Sol Radiante — Felicidad terrestre.
XX. El Juicio — Renovación que cambia el Mal en Bien o viceversa.
XXI. El Mundo — Recompensa del hombre que ha cumplido su misión en la tierra.
XXII. El Loco — Expiación.

Curso de Tarot Egipcio
Tarot Los Arcanos
Tarot Gratis «Los Arcanos» (Feed)

Deja un comentario