Orígenes del TAROT

El Tarot es un conjunto de cartas utilizadas en prácticas de predicción, consta de 22 cartas con figuras denominadas Arcanos Mayores y una baraja de cuatro palos, oros, copas, espadas y bastos , iguales que la baraja Italiana y española, pero con la particularidad de que en cada palo hay cuatro figuras, el Rey, la Reina Caballero y Paje y diez cartas con números.

No se conoce el origen cierto del Tarot, pero hay prueba de su existencia desde el siglo XIV. En la Edad Media hay un intenso comercio con Oriente por las tres rutas, la vía terrestre o Ruta de la Seda, la Ruta Portuguesa que rodea Africa por mar y la Ruta Arabe, por vía terrestre hasta embarcar en el Mar Rojo.

Mercaderes europeos, árabes, y asiáticos traen a Europa, seda, especias y otras mercancías de lujo que con su gran precio justifiquen los gastos del transporte. A Italia y España, las puertas de Europa para estas rutas, llegan junto con las mercancías con dos juegos indios, el Ajedrez y el Parchís. También por esta época llegan a Europa procedentes de la India los gitanos, expulsados de sus tierras por otras tribus del Punjab.

Con toda probabilidad, o mercaderes o gitanos introducen desde Oriente en Europa el Tarot. Los árabe tiene prohibida la pintura de la figura humana, en consecuencia la baraja árabe carece de figuras, solo tiene cartas numéricas. es por ello seguro que el Tarot no tiene procedencia árabe.

En la baraja Visconti-Sforza, el Tarot más antiguos que se conserva, solo hay dos naipes con personajes que no son retrato de personas de la familia, el Ermitaño y la Muerte, también son los únicos que reflejan su procedencia oriental, uno en su vestimenta y otro en el arco largo que lleva, que no se inventará en europa hasta el final de la época medieval.

Probablemente el Tarot, en un proceso de sincretismo, adapta las escenas originales a otras tomadas del catolicismo, la Biblia, y de la mitología griega, más próximas a la cultura de sus clientes. Hoy este proceso continúa y los ilustradores modernos, cambian el escenario y el ambiente, pero no el tema centrales de las cartas.

También cambió la numeración india, (o arábiga), de los naipes, por números romanos, más habitual es en su época, con una excepción, en los números romanos no existe el cero, por lo que el Loco se quedó sin número.

Se discute si en su comienzo el Tarot era un único juego o si es fusión de dos, uno formado por los Arcanos Mayores y otro similar a la baraja española. Personalmente consideramos probable esta segunda posibilidad, pero en los Tarots más antiguos ya aparecen ambos grupos de Arcanos formando un solo juego.

El TAROT «Egipcio»

Hasta es siglo XVIII el TAROT se usa mayoritariamente como juego de naipes, solo esotéricos, principalmente en los círculos masónicos, daban un uso adivinatorio a estas cartas.

La idea de una procedencia del egipto clásico del Tarot, nace de una conjetura del arqueólogo Antonie Court de Gébelin, que en plena moda de lo egipcio en la Francia revolucionara, escribe en una enciclopedia que le Tarot es el denominado «Libro de Thot», compendio de la ciencia ocultista de los Egipcios.

Esta creencia fue sostenida y ampliada el por peluquero Jean-Fracoise Alliette, conocido en el mundo esotérico como Etteilla, que al inicio del siglo XIX inicia el renacer del Tarot, con El Libro de Thot o juego de los 78 tarots, que divulga entre el público el origen egipcio del Tarot como medio adivinatorio traído por los gitanos, que a la sazón se les consideraba egipcios, y diseña una baraja, alejada de la tradición, inspirada en el arte egipcio.

Los estudios de egiptología no encuentran base para confirmar este origen. No hay en la traducción de estelas y pinturas alusiones al Tarot y su simbología, ni hay nada que relacione la religión o creencias mágicas de Egipto conocidas con las prácticas del Tarot

Si se encuentran datos sueltos en alguna inscripción, que se pueden relacionar con los Arcanos. Se encuentran coincidencias, como alusiones al sol o a perros que aúllan en inscripciones de tipo funerario. Lo que describen los jeroglíficos son hechos de la vida de las personas y sus esperanzas de futuro, no es de estrañar que en algún detalle coincidan con los Arcanos que simbolizan la motivación del comportamiento humano.

Etimología de la palabra TAROT

Se ha intentado resolver la incógnita de su lugar de nacimiento estudiando el origen de la palabra Tarot. Cada autor ha encontrado una raíz distinta a la palabra Tarot:

Taro Rio del Norte de Italia.
Orat Del latin hablar, razonar
Rot Del latin rueda
Taru Del hindu, cartas
Tarosh Del egipcio clásico rey del camino
Torah Del hebreo, la Ley
Thoth Uno de los dioses egipcios
Ator Del egipcio diosa
Troa Del hebreo puerta
Tares Significando la cenefa de las antiguas cartas
Tarotee Significando el diseño de los dorsos de las cartas

Hay tantas interpretaciones, que nadie seriamente puede fundamentar en esta palabra una teoría sobre el origen o motivo del Tarot.

Los Arcanos tienen la fuerza para atraer a personas sensibles a la mística: magos, quiromantes y alquimistas, que viven en los palacios a la sombra de las grandes fortunas.

Existe el Tarot francés, que conserva hasta el nombre, pero que ha cambiado los Arcanos Mayores por una inocente composición de imágenes con escenas enfrentadas de la vida rural y la vida ciudadana.

El resto de las barajas derivadas del Tarot, pierden los Arcanos Mayores, posiblemente por ser la parte del Tarot de más claro significado esotérico. La baraja francesa, pierde además una de las figuras de la Familia, el Caballero y cambian los palos probablemente para facilitar su impresión y con ello reducir su precio. En la española o italiana conserva los palos, pero se pierde la reina, además de los números, 8, 9, y 10, Hay una excepción. Un Arcano Mayor consigue pasar a las barajas de juego, el Loco, que con el nombre de Jocker o The Jolly, o lo que es lo mismo el divertido o chistoso. pero también el intrigante o engañabobos se ha conservando. El Loco en la baraja española se conserva como el Mono.

Tarot en Linea – Los Arcamos

Tarot Gratis «Los Arcanos» (Feed)

Deja un comentario