Tarot Mente, Cuerpo y Espíritu

El cuerpo se relaciona con todas las cosas del mundo físico. ¿Cómo se expresa el cuerpo en el mundo? ¿Cómo se relacionan otros cuerpos con este cuerpo? ¿Hay un mensaje del cuerpo? ¿Qué elegiría decir el cuerpo si pudiera hablar? ¿Cómo funciona nuestra percepción de la realidad externa?

La mente son nuestras creencias, pensamientos, actitudes y la calidad de nuestro pensamiento. Esta tarjeta representa un mensaje que está tratando de llegar a través del conjunto de mensajes sobre los que la mente está parloteando. Gran parte de esa charla parece superficial, sin importancia o como resultado del condicionamiento o la programación. ¿Qué es lo que realmente necesitamos saber sobre lo que estamos pensando?

Alma representa los mensajes que vienen de un lugar más profundo. Llámalo como quieras, podría ser tu corazón, tu instinto, tus ángeles, lo que quieras. No es tu charla mental, es tu guía interna tratando de iluminar un aspecto de tu ser más profundo.

El hombre es un ser trino: mente, cuerpo y espíritu. La trinidad, por tanto es uno de los más profundos misterios de la vida humana. En una vida atribulada, tecnológica y rápida, las enfermedades han pasado a tener asiduidad en nuestro cotidiano. El estrés, la depresión, las insatisfacciones son relatadas continuadamente en varios tipos de terapias y también en conversaciones entre amigos o familiares, son también portadas de revistas y páginas del mundo virtual. Podemos inferir que los conflictos, las dolencias y la pobreza son factores innegables, en mayor o menor grado en nuestra existencia. Las principales necesidades del hombre en cuanto ser mortal, son:

1. Curarse de enfermedades físicas.

2. Curarse de enfermedades mentales o psicológicas, tales como miedo, ira, malos hábitos, fracaso, falta de confianza en sí mismo, inseguridad, etc.

3. Curarse de enfermedades espirituales: indiferencia, falta de empatía, orgullo, ambición desmedida, materialismo, falta de fe y el no reconocimiento de lo Divino que habita en nosotros.

Todas ellas son de vital importancia para que se llegue a una vida plena en abundancia y bienaventuranza, que nos aporte la certidumbre de la felicidad y de la presencia del amor en todas las fases de nuestra existencia.

La gran mayoría concentra su atención en su imagen y desempeño corporal, siendo un referente para la definición de “estar bien y sano”. Cuando el cuerpo se enferma o envejece, grandes malestares, conflictos, rebeliones, pueden surgir en el ser que antes parecía estar equilibrado y feliz.

Lo cierto es que la ceguera espiritual, la falta de propósito y de fe son las verdaderas y reales causas de la infelicidad humana.

Sí, descarta la idea de que tú eres tan sólo un cuerpo mortal. El cuerpo es una vibración de tu espíritu. Cree firmemente que tú eres imagen del Padre, creado por Él, por tanto eres inmortal y perfecto. La esencia espiritual del hombre es indestructible. La materia puede pasar por innumerables transformaciones, el alma las convierte en experiencias.

Aplica en tu vida diaria las experiencias de paz y equilibrio, obtenidas a través de la meditación, conquistando así la serenidad en medio de las circunstancias desafiadoras. No te entregues a la emoción violenta, mantente imperturbable frente a la adversidad. Trabaja tu voluntad, para que ella te dirija a las mejores decisiones para tu desarrollo mental, corporal y espiritual.

¡Cuando se combinan las técnicas psicofísicas con el poder de la voluntad, la fe y la razón para dirigir la energía vital y alcanzar la mente subconsciente, la curación está asegurada!

¡En ese estado bienaventurado de la realidad, la persona comprende la unidad indisoluble entre la materia y el espíritu y resuelve todos los problemas de desarmonía!

La Cinesiología puede ayudar a liberarte de los patrones ilusorios y creencias negativas sobre tu salud: física, mental, emocional y espiritual. ¡Una sesión ayudará a identificar cuál es el patrón negativo que te mantiene en estrés originando desequilibrio!

Todos somos alma, espíritu y cuerpo

De lo que tenemos que partir en primer lugar es de una mirada a nosotros mismos para que sea más fácil de entender lo que percibimos fuera. 

“Somos seres tripartitos: cuerpo, alma y espíritu. Sin embargo, lo más complicado de entender es la diferencia entre el alma y el espíritu. ¿Dónde ponemos la conciencia, dónde la intuición, dónde los sentimientos? Son preguntas que se han hecho a lo largo de los siglos.”

Cuerpo: Es lo que podemos tocar y lo que nos relaciona con el mundo físico. A través de él además acumulamos experiencias.

Alma: Es nuestra individualidad, allí encontramos las emociones como el amor, la ira, los deseos, también está nuestra mente o el intelecto donde se generan nuestros pensamientos

Espíritu: “Para los creyentes en Dios, es lo que nos une a él y está por encima del alma y del cuerpo. Es lo que pone el soplo de vida en nuestro cuerpo y es donde también se genera nuestra conciencia y también la intuición. Para los que nos creen en Dios, sería lo que nos une a otros seres humanos, aunque a veces no seamos conscientes de esta sensación. Los que practican yoga  o meditación, pueden hacer una diferenciación exacta entre el alma, el espíritu y el cuerpo. En el espíritu está la sabiduría universal”.

¿Qué es el mundo espiritual?

Ahora que hemos podido distinguir en nosotros mismos los tres conceptos: cuerpo, alma y espíritu, creo que será más fácil entender a qué nos referimos cuando mencionamos el mundo espiritual.

“Nuestro espíritu es el que nos une a este mundo en el que la intuición y la conciencia son los reflejos claros. ¿Cómo se explicaría “saber” ciertas cosas antes de tiempo o sin tener un antecedente? Cuando morimos, se cree que lo que queda es el espíritu, porque el alma y el cuerpo se dejan, ya no hay sufrimiento, ni sentimientos particulares.”

Es más, muchas doctrinas y filosofías plantean que cuánto más nos acerquemos al mundo espiritual, más sabios y felices seremos. ¿Por qué? Porque en él estamos lejos de los problemas y cambios del mundo físico, incluso de las emociones que nos desubican o nos confunden. En él, solo se puede hablar de paz. Y justamente por esto, nuestra entrada a él, solo la experimentamos por segundos, minutos, o en situaciones especiales.

‘Mente’, ‘Cuerpo’ y ‘Espíritu’ son una trinidad que conforma todo tu ser. ‘ Mente ‘ representa cómo percibes el mundo y tu estado mental. El ‘ cuerpo ‘ representa el mundo físico y cómo te afecta. ‘ Alma ‘ representa tus deseos; a veces oculto, a veces no. Si te sientes atrapado en una rutina, esta tirada es una buena opción. Puede darle una perspectiva diferente sobre lo que realmente lo está afectando y cuáles son sus verdaderos deseos.

Comienza con una mente clara y baraja la baraja. Roba tres cartas y colócalas boca abajo frente a ti en una línea. Dale la vuelta a la carta de la izquierda, esta es mente . Luego, avanza hacia el cuerpo y el alma .

Entra a La tirada de Tarot Mente, Cuerpo y Espíritu


Deja un comentario