El despertar de una paradoja

la-luna.jpg

Dependiendo de con quién estés hablando:

– No hay un camino hacia el despertar, no hay nadie que tenga que despertar, no existe ni el progreso ni el tiempo. No hay nada que puedas hacer para ser lo que ya eres porque en primer lugar no hay un ‘yo’… Esto es verdad, desde cierto punto de vista.

– El despertar es un proceso, un camino. Existe un camino aparente. A través del tiempo los problemas se resuelven, el sufrimiento cesa, ideas más profundas y sutiles empiezan a surgir, tu centro de gravedad se desplaza lejos de la identidad elaborada por la mente hacia tu verdadera naturaleza como consciencia… Esto también es verdadero, desde otro punto de vista.

¿Quién podría negar la ya presente naturaleza de la consciencia? ¿Quién podría negar que ya eres eso que estás buscando? ¿Quién podría negar que, desde la perspectiva de lo que realmente eres, nada ha cambiado? ¿Quién podría negar tu identidad primaria como la Vida misma? ¿Quién podría negar la imposibilidad de que el despertar sea un acontecimiento con una duración determinada?

Por otra parte, ¿Quién podría negar que, a través de los años, has sufrido y percibido a través de ese sufrimiento? ¿Que te has enfrentado con retos y has tenido que superarlos? ¿Que has logrado tener una visión mucho más profunda en cuanto a tu verdadera naturaleza? ¿Que las cosas que antes te afectaban tanto ya no te molestan como antes lo hacían? ¿Que te sientes más vivo, más alineado, más estable? ¿Quién podría negar la naturaleza siempre cambiante de las formas? ¿Quién podría negar tu humanidad? ¿El cambio que has visto? ¿La sanación que has logrado? ¿La conexión que ahora disfrutas?

¿Quién podría negar algún aspecto de esta verdad completamente viva?

Permite que el despertar sea una paradoja, entonces, y date cuenta que la necesidad de descansar en alguno de los bordes de la navaja del despertar es tan sólo la necesidad que tiene la mente de una cierta posición fija y definida. Permite que el misterio sea el misterio.

Permite que los maestros digan: “no hay camino y no hay persona” y entiende lo que quieren decir. Permite que los otros maestros digan: “hay un camino y un yo que debe recorrerlo” y entiende lo que quieren decir. Date cuenta que cuando del despertar se trata, no hay ninguna guerra. Nadie está en lo correcto ni nadie se equivoca. Sólo hay puntos de vista y no verdades fijas, excepto la verdad que permite que todas estas visiones o perspectivas puedan jugar.

Quédate con aquello que resuena contigo. Sigue tus instintos. Ama la danza de todo ello. No tienes nada que ganar, no tienes nada que perder.

– Jeff Foster

 

Tarot Los Arcanos


Deja un comentario